FORO ASTURIAS · 30/11/2015
Sostres: “Hacer FORO es hacer política  pensando con orgullo en los asturianos porque las grandes metas nunca se consiguen linealmente y a Madrid y sus decisiones se va por distintas rutas del GPS político”

El ex diputado de FORO en el Congreso, Enrique Álvarez Sostres, en la presentación de cuarto y último volumen de la serie “Más Asturias, Mejor España”, escrito al unísono con Isidro Martínez Oblanca, dijo esta tarde que “hacer FORO es hacer política  pensando con orgullo en los asturianos porque las grandes metas nunca se consiguen linealmente y  a Madrid y sus decisiones se va por distintas rutas del GPS político”.

 

Álvarez Sostres añadió que “la política es como la vida, lineal en sus objetivos pero quebrada en sus itinerarios, y tiene una cosa esencial: La previsión dinámica de alcanzar los objetivos del grupo”. Y a la hora de comentar la coalición electoral PP-FORO que concurrirá a las elecciones del próximo 20 de diciembre, comentó que “si  FORO apoyó sin condiciones a Rajoy en la pasada  legislatura con la  intención  de que se favoreciese  a Asturias ¿cómo no vamos a apoyar ahora una investidura, precedida por un pacto de electoral y de Gobierno tras la investidura suscrito por escrito con el mismo Presidente del PP y del Gobierno actual?”.

 

Intervención completa de Enrique Álvarez Sostres en la presentación del cuarto libro “Más Asturias, Mejor España”:

Amigos y amigas de FORO

Quiero agradeceros vuestra presencia en este acto mitad social mitad bibliográfico, pero que tiene una importante significación política.

El libro 4º que estamos presentando Oblanca y yo está prologado por Cristina Coto y tiene textos introductorios por los autores del mismo en sus respectivos protagonismos. El libro tiene un epílogo de autoría Álvarez-Cascos, al que hemos escuchado hace unos minutos en términos siempre elogiosos. Gracias por ello Francisco.

Conviene observar estas cuestiones tan  obvias por la importancia que tienen en este último libro de la décima legislatura.

El término ‘prólogo’ es griego y en sí mismo significa lo que va antes de la palabra. Es un escrito antepuesto como exordio al cuerpo de una obra para presentar el asunto tratado. Se usaba también en  el teatro griego y romano y tenía su narrativa una gran importancia.

La introducción es una sección inicial del autor o autores que establece los propósitos y los objetivos del escrito posterior.

El ‘epílogo’ es también un término griego que significa después de la palabra. Basta con leerlo, si es certero, como lo fue, para saber de qué se ha tratado y de su intencionalidad, prolongando de alguna forma el corpus de la obra, como es el caso que nos ocupa. Gracias máximas por tanto, a ambos dos, Francisco y Cristina por vuestras brillantes aportaciones a este libro. He hecho estas aclaraciones para invitarles a leer el libro empezando por esas lecturas, que dada su calidad considero imprescindibles.

A mí me toca incidir ahora en ciertas cuestiones en esa introducción, para intentar evitar que los árboles no nos dejen ver el bosque.

Les ruego que no me acusen de pedante o vanidoso si me cito a mí mismo. Decía  yo en la presentación del tercer libro:

“Tucídides, el gran historiador ateniense y narrador de la guerra del Peloponeso que dilucidó la primacía entre Esparta y Atenas sentenció que ‘la  historia es un incesante volver a empezar’.

Es cierto, porque mucho han cambiado las cosas en un año, cuando presentábamos nuestro tercer libro sobre nuestra labor en las Cortes Generales. Nuevos asuntos, nuevos protagonistas, nueva escenografía, renovado libreto, actualizada partitura. 

Ya decía yo entonces que nunca había entendido nuestra responsabilidad de representación de los ciudadanos como una profesión y  sí como una obligación con ellos. Y ahí le duele.

Teníamos la obligación de defender los intereses de nuestro pueblo como instrumento de defensa de  España y creo que esa dignidad ha sido motor de toda nuestra actividad. Siempre he pensado que hacer FORO, poner en valor FORO, era sinónimo de hacer Asturias y desde aquí hacer España.

De la misma forma, seguiré citando que se  hace FORO gestionando el Ayuntamiento de Gijón, de Siero, de Ribadesella, de Salas o de Peñamellera o de cualquier otro ayuntamiento por pequeño que sea. O se hace FORO  haciendo oposición municipal en Oviedo, o en Avilés, o en Langreo, Mieres, o en Laviana o en cualquiera de las ferias de Asturias o en el parlamento regional o nacional, o estando como sencillo militante. También así se hace FORO.

Hacer FORO es hacer política  pensando con orgullo en los ciudadanos de Asturias, porque así de esta forma impulsamos también España.

¿Qué es Asturias sin las decisiones o con las omisiones del Parlamento regional o nacional?

¿Qué es Asturias sin las decisiones políticas de sus municipios?

Como se puede entender, que no se comprenda que lo que hace el partido FORO  en política tiene la suficiente singularidad como para que a nadie con buen juicio tenga duda alguna de que las políticas locales, regionales y nacionales forman un todo complementario, tomadas una a una  y en ningún caso contradictorio.

Esta es la forma de entender las cosas, las coaliciones, los acuerdos y los desacuerdos, porque la linealidad centralizadora no es una buena característica de la acción política, ni de la acción social, ni de la acción económica. La política es como la vida, lineal en sus objetivos pero quebrada en sus itinerarios, y sí tiene una cosa esencial: La previsión dinámica de alcanzar los objetivos del grupo más allá de los objetivos de los individuos del grupo.

Solo así podemos entender la convergencia de las  muchas políticas en el seno de un partido, que se mueve en ámbitos diferentes. El marco histórico regional y nacional solo puede ser entendido desde un marco local cercano a los ciudadanos, que es el que recibe los aciertos y los errores de la acción política.

Desde esta óptica debe entenderse que el 5 de noviembre de 2015 pasado, la Comisión  Directiva regional de FORO aprobó por unanimidad el acuerdo de coalición Partido Popular–FORO Asturias para concurrir a las elecciones legislativas del próximo 20 de diciembre.

Parece oportuno hacer unas reflexiones sobre la significación de este acontecimiento político, desde mi posición en FORO, al que pertenezco en su andadura política, de representación de los ciudadanos, desde su fundación el 18 de enero de 2011 y, si me apuran, desde antes de esa fecha.

El tiempo ha pasado y con él, la constatación de que permanecen inmutables las presunciones y  los objetivos, con  aciertos y con errores flagrantes de acción.

Porque en el año 2011 tuvo Asturias  la oportunidad de sufrir un cambio copernicano muy necesario, en los usos y costumbres sociales, económicas y políticas. Se intentó como partido con valores autonomistas y regeneradores. No pudo ser en sus objetivos máximos comprometidos -al menos por mí- por  desaciertos propios y por el  hostigamiento feroz de las ‘fuerzas oligárquicas’ del nuevo régimen. Nuestro objetivo era Asturias y su resurgimiento en una España solidaria.

Este objetivo sigue vivo y ya manifesté reiteradamente que si FORO como partido no existiese en Asturias, había que inventarlo para conseguir el objetivo citado. Ahora se emprende otro camino, a través de una coalición entre iguales, con  un pacto que involucre y ate a ese objetivo, al propio Presidente del Gobierno, Sr. Rajoy, a través de la propia sesión de investidura y del desarrollo de su aplicación. A cambio el PP se compromete con las necesidades de Asturias acordadas previamente

Si yo, en mi condición de diputado nacional de FORO, apoyé sin condiciones al Sr. Rajoy en la pasada legislatura, con la  intención de que se favoreciese a Asturias, ¿cómo no voy a apoyar ahora una investidura, precedida por un pacto de Gobierno suscrito por escrito con el mismo Presidente del PP y del Gobierno actual?

Las grandes metas nunca se consiguen linealmente y a Madrid se va por distintas rutas del GPS político, aunque en ocasiones se nos obligue a pasar por la quilla del barco, sin oxígeno ni otras ayudas, como castigo marinero a los que se rebelan.

Muchos partidos autonomistas están también buscando sus rutas nuevas. Leía yo hace unos días una reflexión  de un constitucionalista vasco, el Dr. Pulido, refiriéndose al nuevo camino de los autonomistas de UPN buscando nuevos modelos para conseguir sus objetivos foralistas, en una reedición de la coalición de la derecha vasco navarra como minoría parlamentaria, que tan mal terminó en 1932 según describe el historiador Victor Arbeloa en su libro ‘La minoría vasco-navarra” que narra la vida parlamentaria de los 14 diputados, como hacemos nosotros. Resultará interesante su lectura a pesar del nuevo contexto histórico. Los autonomistas buscan sus caminos nuevos en un nuevo tablero. Nadie está parado y se diseñan nuevos platos en el gran menú nacional. El que se para, lo lleva por delante la sociedad.

Creo que FORO ha tenido un gran éxito tras cuatro años porque espero que Asturias saldrá más beneficiada en estos próximos años, que es de lo que se trata y lo que justifica todo.

El 27 de octubre pasado se disolvieron las Cortes Generales y con ello culminó la X legislatura y hemos registrado nuestro trabajo en  4 libros que dan fin a una singladura histórica pero no a la travesía emprendida hace 4 años. Son muchas las razones para definir esta legislatura como histórica.

 Este calificativo se lo adjudico en base  a los cuatro asuntos sobresalientes, con preeminencia política en la misma:

-ABDICACION DE UN REY JUAN CARLOS I Y PROCLAMACION COMO REY DE SU HEREDERO FELIPE VI.

-ESTADO DE CORRUPCION  GENERALIZADO EN LA ESFERA PÚBLICA, AFECTANDO A CASI TODOS LOS PARTIDOS Y ADMINISTRACIONES LOCALES, AUTONOMICAS Y NACIONAL.

-PROBLEMA SOBERANISTA CATALAN CON AFECTACION DE NUESTRA IDENTIDAD COMO NACION SOBERANA CONSTITUCIONAL.

-REPRESENTACIÓN EN EL PARLAMENTO NACIONAL, POR UN PARTIDO AUTONOMISTA –FORO- DE LA DEFENSA DE ASTURIAS FRENTE AL OLVIDO O TRANSGRESION DE LOS VALORES CONSTITUCIONALES DE EQUIDAD, SOLIDARIDAD Y CONVERGENCIA, EN TODOS LOS SECTORES ECONOMICOS Y SOCIALES.

Son todos de enorme trascendencia, aunque ha habido otros de gran importancia como las reforma laboral, la educativa, la de seguridad, la de algunos de los códigos centenarios como el código civil, penal, administrativo, Tribunal Constitucional, política antiterrorista y pacto antiyihadista, pero he elegido estos a los que considero trascendentales para Asturias y para España.

No voy a entrar ahora en su análisis, porque excedería el tiempo en este acto como es este, pero permítame aludir al cuarto asunto, que recorre este libro y los que le precedieron: La representación de los intereses de Asturias por un partido autonomista.

La defensa de Asturias en Las Cortes por un partido nacido en Asturias, que se ha desarrollado en su defensa y que evoluciona en la política local, regional y nacional, con el único objetivo de emancipar a los asturianos de la debilidad y de la marginalidad, originada en lo pequeños que somos, aunque somos los mismos que somos grandes en la historia de España en las aportaciones de  orden institucional, político, social o económico.

La defensa de Asturias en el conjunto de España es nuestra razón de ser y de existir y por eso día tras día en el Congreso y en el Senado nos posicionamos frente a situaciones de decadencia de todo orden, por los reiterados olvidos y actuaciones que transgreden la Constitución Española en su Art. 2 y 38 concretadas en 4 presupuestos. Dicen que poco o nada se consiguió. Se equivoca quien así piense.

Ya nada será lo mismo, ni nada fue baldío, y sí se avanzó y consiguió algo creo que ya definitivo: Hacer que Asturias esté en el pensamiento de la sociedad y del mundo político y situarla en el parlamento nacional como una Comunidad con graves problemas, a la que es necesario compensar por el Gobierno de la Nación. Una coalición entre partidos lo delata.

FORO está cumpliendo con su identidad de origen, aunque aún muchos no lo vean claro, o lo vean con las gafas de cerca, dándole a su evolución la categoría de un master… o quizás ni lo vean, por su afición a actuar como ciertos productos disolventes

Pero todos, y digo todos en Asturias, en tanto se exploran nuevos caminos, debemos mantener el derecho y el deber de la rebeldía; a no estar en la marginalidad de las regiones; a que se oiga la voz de Asturias en los Ayuntamientos, en el Parlamento Regional y en el Parlamento Nacional, con una voz política propia y no colonizada ni sobornable por coalición, pacto o entente cordial alguna, que mantengan vivas nuestras raíces, nuestras lealtades y nuestra concepción aportadora a la igualdad solidaria, puesta a prueba por el Estado a lo largo de los siglos de historia.

Terminaba en mi introducción, con unas reflexiones de Mario Benedeti, que utilizo en esta ocasión: ‘Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto cambiaron todas las preguntas y algunas cosas del pasado desaparecieron, pero otras abren una brecha al futuro y son las que queremos encontrar’.”