FORO ASTURIAS · 16/03/2017
Pedro Leal: “Con lo que dedica el Gobierno a pufos como SOGEPSA o ZALIA se podría eliminar la lista de espera de Dependencia y hacer políticas sociales”

Intervención en el Pleno de la Junta del diputado de FORO, Pedro Leal, ante la Consejera de Derechos y Servicios Sociales, Pilar Varela, tras preguntar sobre qué medidas urgentes va a implantar para revertir el escandaloso suspenso de Asturias en la aplicación de la Ley de Dependencia:

La dependencia constituye uno de los derechos más básicos, teniendo en cuenta la pirámide demográfica de la sociedad asturiana y las necesidades de la misma, y cada día, a nuestro juicio, merece una mayor atención desde el punto de vista de aplicar este derecho.

A 31 de diciembre de 2016, el número de personas dependientes a la espera del reconocimiento de un derecho a una prestación de dependencia en Asturias era de 3.000 personas, lo que representa el 14,34% del total de las personas con situación de dependencia reconocida a dicha fecha ; y las excusas de que otras CC.AA. van peor no pueden servir de pretexto para tener esas 3.000 personas esperando por ayudas a la Dependencia.

La obligación del Gobierno del Principado es que esas 3.000 personas que tienen derecho a las ayudas y/o prestaciones reguladas en la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia no se queden atrás; esta sería la mejor muestra de inversión social hacia las personas dependientes y sus familias, y esta inversión contribuiría indudablemente a dotar a Asturias también de mayor cohesión.

También le digo, para una aplicación eficaz de la Ley de Dependencia en nuestro territorio se tiene que tener como prioridad el desarrollo humano, y esta característica no se observa según los datos del último Dictamen del Observatorio de la Dependencia. Lamentablemente, nuestros procedimientos para la correcta aplicación de este derecho no son simplificados, no se existe una gestión ágil y ello se trasluce en estos resultados, desafortunadamente. No le voy a insistir en la necesidad de los imprescindibles cambios normativos en nuestra legislación social autonómica porque sería reiterativo con otras iniciativas anteriores planteadas, pero resulta una obviedad, dada la obsoleta que se ha quedado nuestra normativa autonómica.

La responsabilidad de la Consejería de Servicios y Derechos Sociales no se debe circunscribir a sufragar sus obligaciones únicamente mirando al lado económico de la dependencia, sino también a la gestión, y cuando desde la administración se detecta una imposibilidad (la que sea) de atender las necesidades de las personas dependientes y sus familias, se puede dar participación a la iniciativa privada mediante las fórmulas jurídicas y administrativas adecuadas, pero esta colaboración público-privada no se realiza hoy día, basta observar la lista de personas que tienen reconocida la dependencia pero no tiene oportunidad de acudir a un centro de día, esto es un ejemplo.

Una norma como la Ley de Dependencia, nació, se aprobó, se promulgó sin financiación asegurada , como muchas de las promulgadas en la época de ZP al frente del gobierno central, y que lo hizo cargar en la financiación de las CCAA, por eso creo que un gobierno socialista como el que pertenece, ya no le vale emplear como pretexto en que el gobierno de España no se compromete con la financiación de la dependencia, puede que no lo haga ahora, pero tampoco lo hizo antes con un socialista en la Presidencia de España.

No obstante, el pretexto de otras ocasiones, reitero, ya no sirve, porque según los datos del Observatorio de la Dependencia:

-                El promedio del gasto público por dependiente atendido Asturias respecto al que hace el Estado es 824 euros superior el de éste último (5.989€/6.813€).

-                El promedio gasto público del sistema por habitante Asturias/ España (108,13€/121,80€), es superior el del estado en 13,67 euros.

Aunque se haya mejorado la diferencia entre valoraciones y personas dictaminadas como dependientes (el dato es que un 25,4% no obtienen grado), por tanto Asturias sigue siendo uno de los territorios en el que se aplica el baremo con una dureza inusual -esperamos y deseamos que estos datos no se deban a únicamente a razones económicas-, y esa severidad a la hora de valorar es la que hace que algunos datos mejoren, pero el global en el Dictamen del Observatorio es suspenso junto a otras 8 CC.AA., con una nota de 4,64 sobre 10; un suspenso de un gobierno que dice priorizar las políticas sociales: pues entre las palabras, los hechos y los datos existe una clara contradicción.

Lo que no podemos permitir es un alto grado de dependientes que fallezcan sin prestación y esto desagradecidamente acontece, y 3.000 personas en Asturias no pueden esperar a acuerdos entre el Gobierno de Asturias y el de España para la financiación de la Dependencia.

El pasado 15 de septiembre de 2016, en esta Cámara, en una pregunta también sobre Dependencia, nos pidió colaboración. Pues mire, desde FORO pretendimos aumentar en algo más de tres millones de euros la partida de Dependencia de los presupuestos 2017 mediante una enmienda parcial, porque para nosotros la dependencia es un área donde merece hacer esfuerzo, y no pudimos aumentar en más por mor del rigor del procedimiento presupuestario que no nos permite cambiar partidas de una Consejería a otra. Si no, le aseguro que sería mayor aún, pero con esa colaboración nos hemos encontrado con el voto en contra del PSOE, grupo que sustenta al Gobierno, y los otros dos grupos que apoyaron estos presupuestos. Con lo que dedica su gobierno a financiar pufos como SOGEPSA o ZALIA se podría eliminar esa lista de espera, y la supresión de esos gastos superfluos para destinarlos a dependencia sí es hacer políticas sociales.

Resultado: En dependencia, nada se cambia, y todo sigue igual.