FORO ASTURIAS · 17/03/2017
Cristina Coto: “Vd., Sr. Fernández, es un totalitario compulsivo disfrazado de cartujo que es capaz de todo con tal de seguir atornillado a la poltrona sin hacer nada bueno, burlándose de las leyes, los tribunales y la JGPA y empobreciendo Asturias”

En la mañana de hoy, la Presidenta de FORO, Cristina Coto, en el turno de Preguntas al Presidente que tuvo lugar en el Pleno de la Junta General del Principado de Asturias formuló la siguiente:

 

“¿Considera el presidente del Principado que, tras la sentencia del Tribunal Supremo, su Gobierno actuó correctamente al aprobar los Decretos de prórroga presupuestaria para los ejercicios 2014 y 2016 que incluyeron autorizaciones para emitir deuda sin la aprobación de esta Junta General del Principado de Asturias?”

 

Y a continuación, realizó la siguiente réplica:

 

Ahora que Asturias comienza a engancharse a la recuperación económica y cierran hasta La Goleta y Casa Conrado, va el tribunal Supremo, Sr. Fernández, y le espeta una bofetada estrepitosa, que avergonzaría a cualquiera que tuviera vergüenza, dado que es por vulnerar el Estado de Derecho y menospreciar a esta JGPA. Hombre, otra cosa es que usted considere la sentencia un “estímulo” para seguir saltándose  las leyes a la torera, al igual que Artur Mas ha hecho con la sentencia que le acaba de inhabilitar por dos años. Se lo digo por todas las mentiras que lleva usted contando a costa de esta sentencia, como siempre por boca de ganso, y que supongo que hoy ratificará ante esta Cámara: Una sentencia que, sencillamente, no admite interpretación alguna; en primer lugar porque confirma lo que ya dijo el TSJA, al que usted cuestionó, y confirma igualmente a la propia Sindicatura de Cuentas asturiana que, en febrero de 2016 tuvo que emitir un comunicado advirtiéndole de que “en una situación de prórroga presupuestaria las operaciones de endeudamiento no pueden ser aprobadas por el Gobierno sin autorización previa por Ley de la Junta General”.

Pues bien, lo que le dice ahora el TS es que usted ha incumplido la Constitución Española, la Ley General Presupuestaria, la Ley Orgánica de Financiación de las CCAA y el Texto Refundido del Régimen Económico y Presupuestario del Principado de Asturias, porque SU prorroga para 2014 fue “exorbitante”, -término literal del TS- dado que la definición constitucional del concepto de “prorroga presupuestaria” no faculta a aprobar por Decreto “la previsión de poder emitir deuda o poder formalizar cualquier operación de endeudamiento”, que es lo que usted ha hecho, con la misma desfachatez con la que lleva engañando a los asturianos desde entonces con la falacia de que la prórroga opera en bloque.

El problema Sr. Fernández es que la mentira tiene las piernas cortas y claro, si según usted esta sentencia “avala” la correcta actuación del Principado, en un ejercicio de cinismo solo explicable en el discípulo más fiel y aventajado del Sr. Fernández Villa, ¿Cómo es que le imponen las costas judiciales?.

Explíqueselo a los asturianos: si, según usted, la prórroga se activó “de forma correcta” ¿se equivocaría el Supremo al imponerle las costas? Porque le recuerdo que Vd. también quiso privar a FORO de legitimidad para impugnar el Decreto, y el TS también le ha quitado la razón.

Costas de 4.000 euros porque la ley de la Jurisdicción permite limitarlas para las Administraciones dado que finalmente las pagan los ciudadanos. Y así es, no las va a pagar usted, ni su padrino político se las va a poder facturar al SOMA. Esas costas las pagarán los asturianos.

Al igual que pagarán los 392 millones de euros con sus correspondientes intereses en los que usted endeudó a nuestra empobrecida región en 2014. Pero es que con su contumacia en el incumplimiento de la Ley, volvió a repetir el atropello al Estado de Derecho en el Decreto de Prórroga de 2015, cuando ya conocía la sentencia del TSJA contraria a su pretensión de autorizar deuda sin pasar por la JGPA, y  volvió a concertar operaciones ilegales de crédito en 2016 por otros 532 millones de euros.

Lo que le pregunto es ¿cuánto, qué parte de esta deuda, por ser exorbitante, según el TS es ilegal? Porque donde ya preocupa el elevado ritmo de endeudamiento de su Gobierno, ahora tenemos otro motivo más por el que preocuparnos, que usted lo hace ilegalmente. Y no es que FORO esté en contra del recurso a la deuda para financiar el déficit,  lo que estamos es en contra de que lo haga ilegalmente, de que la destine a pagar gastos corrientes, y de esa tríada de la decadencia asturiana que conjuga tres armas letales:

Al fin, Sr. Fernández, todo su esfuerzo por erigirse en mito a base de propaganda se viene abajo, a la vez que su padrino, que aun estamos esperando sus explicaciones sobre el escándalo del atraco al SOMA por quien estuvo sentado en esta Junta General como diputado socialista. Y por cierto, al igual que usted cuando era senador y a la vez diputado, tampoco intervenía nunca. Pero entonces Villa era el Sumo Pontífice socialista y Fernández su sumiso monaguillo. Lo que ocurre es que usted, a diferencia de Ícaro, no quiere caer con su padre, por mas que sus alas tampoco resistirán el calor de tanto sol sobre la cera, porque usted como secretario general de la FSA será siempre el punto de conexión con: Riopedre, Niemeyer, el Musel... junto a toda la crónica negra municipal de Cudillero, Pravia, Teverga, Somiedo...

Usted incumple la ley, que está hecha para proteger los derechos individuales, cuando le viene en gana y sin sanción. Y un gobernante no puede incumplir las leyes, Sr. Fernández, porque el Estado de Derecho también se desmorona por la mala calidad de sus falsos defensores. Y se lo digo con el hieratismo que me genera usted y con el apasionamiento que, al contrario, sí me produce el respeto a las reglas de la democracia; en eso tiene usted razón, con el cumplimiento de la ley soy mineral. Lo viscoso lo dejo para usted, que es un totalitario compulsivo disfrazado de cartujo, y que, a falta de convicciones sólidas, es capaz de todo con tal de seguir atornillado a la poltrona sin hacer nada bueno, burlándose de las leyes, los tribunales y la Junta General del Principado y empobreciendo Asturias.