FORO ASTURIAS · 20/04/2017
Cristina Coto: “Si el Gobierno de Javier Fernández quiere cobrar por los excesos de consumo de agua que empiece por aquellos que los realizan y que parecen conocer, pero que no penalicen a todos sólo para recaudar”

La presidenta de FORO, Cristina Coto, salió hoy al paso de la intención por parte del Principado anunciada en los medios de comunicación de establecer un impuesto para el consumo del agua. “Si el Gobierno de Javier Fernández quiere cobrar por los excesos de consumo de agua que empiece por aquellos que los realizan y que parecen conocer, pero que no penalicen a todos sólo para recaudar”, manifestó.

 

“En Asturias todo pasa por crear impuestos, nunca por intentar implementar alguna medida racional que permita nuestra salida de la decadencia en la que estamos inmersos estimulando el crecimiento económico. Lo único que se le ocurre al Gobierno de Javier Fernández es crear más impuestos para atracar a los ciudadanos asturianos, lo que vuelve a evidenciar que su afán recaudatorio es desmedido”, añadió.

 

Cristina Coto señaló que “nos despertamos con la peregrina idea de incluir en el ‘Plan director de abastecimiento de agua 2017-2037’ un impuesto del uso del agua. Ya no les queda nada por lo que cobrar; parece ser que los impuestos y tasas actuales no son suficientes para  ellos y además se acaban de enterar de que Asturias presenta una población muy dispersa y proporcionar agua resulta caro, aunque resulta caro casi todo en nuestra región, sobre todo cuando la gestión está en manos de un Gobierno socialista ineficiente y despilfarrador cuya única ocupación es la de ver pasar los meses y meter la mano en los bolsillos de los ciudadanos”.

 

Para Cristina Coto, “evitar el derroche es la disculpa que ahora nos dan desde la Dirección General de Calidad Ambiental, pero eso precisamente es lo que ellos tienen que aplicarse para evitar que nuestros presupuestos estén en niveles mínimos de inversión y máximos de fiscalidad, como consecuencia, entre otros, de los pufos que ahora tenemos que afrontar todos nosotros derivados de la gestión ineficiente e irregular de los años de gobierno socialista”.

 

La presidenta de FORO indica que “el alcantarillado, la depuración y el ‘impuesto de afecciones del uso del agua’ (sustituto del antiguo ‘canon de saneamiento’) encarecen la factura del agua, y añadir ahora un nuevo impuesto por su consumo nos parece una aberración. Estas propuestas fiscales improvisadas incluso pueden incluir un doble recargo con respecto a los tributos que se giran desde las administraciones locales”.

 

“Además nos preguntamos ¿como se va a calcular cuando un consumo tiene carácter excesivo o derrochador? ¿O es que simplemente se va a aplicar una tarifa progresiva sin tener en cuenta las situaciones personales, familiares y empresariales o profesionales”, concluyó.