FORO ASTURIAS · 20/04/2017
Pedro Leal: “Sra. Consejera, los impuestos de los asturianos se dedican a cubrir la desastrosa gestión de las finanzas públicas del Gobierno socialista”

Intervención del diputado de FORO, Pedro Leal, en el Pleno de la Junta, ante la pregunta formulada a la Consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, sobre qué opinión le merece que 1.635 personas, tres veces más que hace una década, hayan renunciado en Asturias a su herencia según el Informe del Consejo General del Notariado de 2016:

Sra. Consejera, la única realidad es que en Asturias se rechazaron el 16% de las herencias que se tramitaron en el pasado ejercicio, el porcentaje más elevado según datos del Consejo general del Notariado, y estas personas, también integran el porcentaje de asturianos que, según usted, no pagan el Impuesto de Sucesiones, que el día de su comparecencia de presentación programa en septiembre de 2015, eran sólo el 5%, cuando se le preguntó en el anterior período de sesiones por nuestra Portavoz eran el 3%, y si sigue así la estadística, ahora seguro que debe de conocerles a todos.

Tampoco sirve como único pretexto que las renuncias se deben únicamente a las deudas, porque deudas las hay en todas las Comunidades y en Asturias estamos a la cabeza por nuestra presión fiscal, también en colaterales, que ese argumento ya se les ha quedado arcaico. Baste recordar que la cuota resultante del Impuesto de Sucesiones también es una deuda, por si lo olvidaba.

Según los datos nacionales, en toda España en 2016 se registraron 384.240 herencias y las renuncias fueron 38.774, un 10%. En Asturias, 6 puntos por encima, y le reitero que ya no vale seguir escudándose en la crisis económica, y con esta estadística, que seguro Vd. no la observa así, la crisis es más crisis en Asturias  por la nefasta gestión que pivota sobre una fiscalidad insostenible.

En Asturias, uno de los grandes problemas que no nos permite salir adelante el problema es la fiscalidad, tanto directamente por un Impuesto de Sucesiones, injusto, abusivo, inmoral y confiscatorio, como porque es la cúspide de una política errónea en la que Asturias está a la cola de España en crecimiento económico y en creación de empleo y, simultáneamente, encabeza esa presión fiscal, cuando están en nuestras manos la posibilidad de utilizar la política fiscal:

-                Para fijar y atraer población.

-                Para dinamizar la economía.

-                Para evitar la deslocalización de empresas y para fomentar la implantación de otras nuevas.

Se trata de reducir los impuestos para atraer a los emprendedores, que invertirán en nuestra región y generaran empleo, frente a impuestos excesivos que producen el efecto contrario, detraen actividad, fomentan el éxodo fiscal y por tanto reducen la recaudación. Y que quienes se queden se endeuden para pagar o renuncien. Esta es la realidad.

Sra. Carcedo, dejando a los asturianos crear riqueza y no asfixiándoles no le tendrían que sacar el dinero de su bolsillo y en caso de no tenerlo, usurparle la herencia de su familia: 1.632 herencias en 2016.

Sé que le podemos parecer reiterativos, insistentes o repetitivos, pero lo seguiremos estando en cuanto a que creemos, de modo legítimo, que la lucha por el futuro de los asturianos está en juego, y por favor, no nos vuelve a repetir que son pocos los afectados, porque si les sumamos los pagadores a las renuncias, cuyo importe no entra en las previsiones de ingresos, los datos van cuadrando con el sentir popular, y dejan de ser unos pocos.

Por favor, continúe con esa supuesta defensa férrea de los servicios públicos, Sra. Consejera, porque es la desastrosa gestión de las finanzas públicas del socialismo la que se cubre con los impuestos de los asturianos, y ello, como las renuncias, provoca casos singulares como que:

Y éste, Sra. Carcedo, es el retrato de las políticas del gobierno al que pertenece: el socialismo sólo pide impuestos y se queda las herencias de aquellos que no pueden pagar, cuando en nuestro infierno demográfico con un Gobierno impasible, cada día mueren en Asturias una media de 37 personas. Bajen impuestos, y mírense por ejemplo en el espejo de Galicia, que sigue el buen camino de las rebajas fiscales; ya sé que les molesta que se cite el modelo más consolidado de Madrid, donde su PIB en 2015 ha crecido en un 3,6% frente a nuestro 2,7% y es la región que ha fijado los impuestos sobre los que tiene competencias más bajos de España.

Asturias no es sostenible porque un asturiano paga una media de 500 euros más al año en impuestos que otro ciudadano español, y quien puede huye,  quien se queda no puede pagar sus esquilmatorios impuestos debiendo renunciar a lo suyo.

1.632 herencias en sus manos, y no en las de sus legítimos dueños y más de 125.000 firmas de los ciudadanos asturianos le exigen de forma urgente que cambie el rumbo.