FORO ASTURIAS · 09/07/2018
Carmen Fernández: “Los daños del lobo en Nava son tan altos que según el propio Plan de Gestión son suficientes para contemplar una extracción”

La diputada de FORO y portavoz de Desarrollo Rural en la Junta General, Carmen Fernández, ha valorado hoy el problema que está suponiendo el lobo en el concejo de Nava al manifestar que “los vecinos están denunciando en los últimos días una intensificación de los daños que el lobo produce en sus cabañas ganaderas así como la visión de una loba parida en el concejo. El problema se lleva viendo crecer desde hace dos meses”. 

 

La diputada, quien formuló preguntas escritas al Gobierno regional sobre este asunto el pasado mes de mayo, según la respuesta del Consejero Fernando Lastra, ha resaltado que “mientras que los navetos ya tienen localizada una loba parida, el Consejero Lastra sigue escondido en su mundo y asegura que es un lobo errático y divagante imposible de localizar”.

 

Cabe recordar que en Asturias la gestión del lobo está reglamentada por el II Plan de Gestión del Lobo vigente desde el año 2015; según este Plan en su artículo 5, recoge: ‘Los cupos de extracción estimados a partir del análisis de los datos poblacionales recogidos, la evolución del número de los daños y la evaluación del grado de conflictividad social existente, así como de la disponibilidad de posibles presas silvestres’.

 

Carmen Fernández asegura que “el grado de conflictividad existente por los daños del lobo en Nava es tan alto que según el propio Plan de Gestión del Lobo es suficiente para contemplar una extracción”, por lo que anuncia “iniciativas parlamentarias para exigir al gobierno el cumplimiento de dicha regla”.

 

“El Consejero -según la portavoz de FORO- no puede parapetarse en la necesidad de denunciar los daños para poder actuar, porque esta falta de denuncias se debe a la pésima gestión actual que hace que los daños no se cobren en muchísimos meses y, cuando lo hacen, son irrisorios. Para que los damnificados den parte de los daños es necesario que la Consejería cumpla con su propio Plan y pague en quince días”.

 

Por último, Carmen Fernández concluye diciendo que “no es despreciable cómo estos animales salvajes se están acercando a los humanos, incluso teniendo que ser espantados por ganaderos. Cada día los lobos se acercan más a las zonas habitadas lo que evidentemente supone una alarma social y un riesgo añadido”.